Enfermedades

Moxifloxacino: Una nueva alternativa frente a las infecciones de las vías respiratorias

En los últimos tiempos la aparición de microorganismos resistentes a los antibióticos se ha convertido en una preocupación sanitaria creciente. En Europa, sólo Francia supera a nuestro país, en la tasa de insensibilidad a antibióticos

En los últimos tiempos la aparición de microorganismos resistentes a los antibióticos se ha convertido en una preocupación sanitaria creciente. En Europa, sólo Francia supera a nuestro país, en la tasa de insensibilidad a antibióticos.

Resistencia a los antibióticos

 

Las penicilinas y los macrólidos, son los principales antibióticos utilizados para tratar las infecciones de las vías respiratorias. En estas infecciones el eumococo es el germen que aparece con mayor frecuencia. El problema surge debido a la pérdida gradual de actividad de las penicilinas y los macrólidos frente al neumococo. Sin embargo, el desarrollo de otro grupo de antibióticos: las fluoroquinolonas de última generación, ofrece una nueva alternativa en el tratamiento de las infecciones de las vías respiratorias.

¿Qué es el moxifloxacino?

 

Es una fluoroquinolona de última generación. Este nuevo antibiótico es bactericida o lo que es igual, es un agente destructor de bacterias. Es activo frente a neumococo y también frente a otros muchos microorganismos: gramnegativos, grampositivos, anaerobios e intracelulares. En España, las indicaciones aprobadas para moxifloxacino son: tratamiento de neumonía adquirida en la comunidad (NAC), exacerbación bacteriana aguda de la bronquitis crónica (EABC) y sinusitis aguda (SA).

Características farmacológicas de moxifloxacino

 

Se absorbe bien después de su administración por vía oral. Esta administración no se ve afectada por la presencia de alimentos. Aproximadamente el 50% de la dosis administrada se metaboliza en el hígado, el 40% del fármaco se recupera inalterado (el 15% se elimina en la orina y el 25% en las heces). La concentración plasmática (en sangre) máxima, se alcanza entre 1-3 horas después de la toma. Su semivida de eliminación es de unas 12 horas.

La dosificación

 

La dosis recomendada de este antibiótico, es de 400 mg al día durante 5 o 10 días. La duración del tratamiento dependerá del tipo de enfermedad:

-          Exacerbación bacteriana aguda de la bronquitis crónica: 400 mg al día durante 5-10 días (habitualmente 5 días)

-          Neumonía adquirida en la comunidad: 400mg al día durante 10 días

-          Sinusitis aguda: 400mg al día durante 7 días

Sus efectos secundarios y contraindicaciones

 

En general, es un fármaco bien tolerado por los pacientes. Las reacciones adversas más frecuentes del moxifloxacino son los trastornos gastrointestinales, principalmente náuseas y diarrea.

No se observan reacciones de fotosensiblidad (la exposición a la luz del sol no produce efectos secundarios, cuando se está tomando este medicamento). Tampoco provoca alteraciones graves del sistema nervioso central (psicosis y convulsiones). Aunque estos efectos secundarios (reacciones de fotosensiblidad y toxicidad sobre el sistema nervioso central) si son típicos de las fluoroquinolonas, moxifloxacino no los presenta.

Dado que su uso todavía es limitado, no se puede afirmar que no produzca algún efecto adverso grave.

El moxifloxacino no debe administrarse a pacientes menores de 18 años, tampoco durante el embarazo y la lactancia. Las enfermedades cardíacas y las arritmias también están contraindicadas

Interacciones con otros medicamentos

Al igual que el resto de las fluoroquinolonas, moxifloxacino interacciona con fármacos antiácidos y suplementos minerales que incluyan sales de hierro. Por esta razón, en caso que los pacientes en tratamiento con moxifloxacino necesiten tomar estos medicamentos, deberán distanciar las tomas.

Los antiácidos y las sales de hierro, deberán tomarse dos horas antes o cuatro horas después de administrar moxifloxacino

 

Conclusión

 

El moxifloxacino es una nueva fluoroquinolona eficaz en el tratamiento de las infecciones respiratorias. No presenta ventajas demostradas respecto a los fármacos de elección en este tipo de infecciones.

El moxifloxaciono debe reservarse como tratamiento alternativo en caso de resistencia a antibióticos de primera elección

Un fármaco de primera elección es el primer fármaco que un paciente debe tomar cuando presenta una determinada enfermedad. Es decir, el medicamento que resulta más eficaz y seguro, porque lleva utilizándose mucho tiempo dando buenos resultados sin presentar efectos secundarios graves. En el caso de las infecciones respiratorias, los antibióticos de primera línea son las penicilinas, cefalosporinas y macrólidos. Cuando aparecen resistencias a estos medicamentos, es el momento de administrar moxifloxacino.

Imprimir el artículo