Enfermedades

La mayoría de pacientes cardíacos pueden volar con seguridad

Según un análisis retrospectivo de la literatura publicada, no existen pruebas de que los índices de accidentes cardíacos o de arritmias asciendan en tiempo de vuelo.

La experiencia de un hombre de 65 años con enfermedad cardiovascular sugiere que los vuelos de menos de 8 horas son segros para la mayoría de pacientes cardíacos, según ha reflejado un nuevo estudio.

Además de la motivación por el miedo generalizado a desarrollar una trombosis venosa profunda (TVP) en los vuelos de larga duración, los autores se plantearon si los pacientes con enfermedad cardíaca podrían estar en mayor riesgo de ataque cardíaco o de arritmia durante el viaje en avión, quizá provocados por la altitud o por el estrés del vuelo.

Sin embargo, tras analizar numerosos factores de un paciente de 65 años y de leer la literatura publicada hasta el momento sobre esta meteria, los autores concluyeron que podía volar a Europa con seguridad para ir a ver a sus familiares, tomando unas mínimas precauciones.

"Para una gran mayoría de pacientes con enfermedad cardiovascular, el viaje por aire es seguro," afirmó el Dr. Stephen E. Possick, de la Universidad de Yale, añadiendo que si el enfermo ha experimentado nuevos síntomas recientemente, deberá consultar con su médico antes de emprender un viaje de estas características. Así, si la enfermedad ha permanecido estable durante un tiempo, la visita al doctor será probablemente innecesaria.

Para realizar estas afirmaciones, los autores se basaron en sus observaciones de que nunca se ha demostrado claramente que la frecuencia de arritmias o de ataques cardíacos ascienda en tiempo de vuelo. Además, no existe evidencia que sugiera que los aparatos del avión interfieran en el funcionamiento de un marcapasos.

Las medidas que los autores propusieron para mantener al mínimo el riesgo de TVP consistían en que el paciente paseara frecuenteente por el avión y llevara medias compresivas. Además, reconocen varias condiciones en las que el paciente sí debe evitar volar, como un infarto o una intervención quirúrgica de liberación de un vaso obstruido en las dos semanas previas al viaje, una angina inestable o arritmias incontroladas.

Actualmente, entre el 10 y el 20% de los incidentes de salud acontecidos en vuelo están causados por problemas de corazón, aunque el riesgo sigue siendo bajo. En 1996 se registraron sólo 141 ataques cardíacos y 433 episodios de dolor en el pecho entre 580 millones de pasajeros.

Fuente: Annals of Internal Medicine 2004;141:148-154

Imprimir el artículo