Enfermedades

Qué es la miocardiopatía dilatada

La miocardiopatía dilatada es una enfermedad en la que la capacidad del corazón para bombear sangre está reducida a causa de que el ventrículo izquierdo está aumentado de tamaño y es más rígida

Esto produce una disminución de la fracción de eyección, es decir, de la cantidad de sangre que es capaz de bombear el corazón hacia la circulación general en cada latido. En algunos casos, también impide la relajación del corazón y hace que el ventrículo no se llene de sangre como debería. Con el tiempo, también se afectan las demás cámaras del corazón, el ventrículo derecho y las dos aurículas.

Síntomas de la miocardiopatía dilatada

Muchos pacientes con miocardiopatía dilatada (MCD) no tienen síntomas o solo mínimos y viven una vida normal. Otros pacientes desarrollan síntomas que progresan y empeoran con el deterioro de la función cardiaca.

Los síntomas pueden aparecer a cualquier edad y suelen ser los siguientes:

- Dolor y presión en el pecho, que ocurren generalmente con el ejercicio o la actividad física, pero que también pueden aparecer en reposo o después de las comidas
- Síntomas de insuficiencia cardiaca, como dificultad respiratoria y fatiga
- Hinchazón o edema de las extremidades inferiores
- Fatiga y debilidad
- Aumento de peso
- Síncope, causados por un ritmo cardiaco anormal, una respuesta anormal de los vasos sanguíneos durante el ejercicio, o sin causa alguna detectable
- Palpitaciones, latidos cardiacos perceptibles debido a arritmia cardiaca
- Mareos o inestabilidad

Causas de la MCD


La miocardiopatía dilatada puede ser hereditaria, pero es más frecuente que esté producida por una variedad de factores, como los siguientes:

- Cardiopatía coronaria grave
- Alcoholismo
- Enfermedad del tiroides
- Diabetes
- Infección vírica del corazón
- Anomalías en las válvulas cardiacas
- Fármacos tóxicos o que causan lesión al corazón

Raramente ocurre en las mujeres tras el parto, donde se la denomina miocardiopatía posparto. Cuando no se identifica causa alguna, la enfermedad suele denominarse miocardiopatía dilatada idiopática.

Diagnóstico

La MCD se diagnostica según la historia médica, es decir síntomas presentes e historia familiar, la exploración física y otras pruebas como análisis de sangre, electrocardiograma, radiografía de tórax, ecocardiograma, prueba de ejercicio, cateterismo cardiaco, escáner, resonancia magnética y estudios de isótopos radiactivos.

Una prueba que en ocasiones permite determinar la causa de la MCD es la biopsia miocárdica, en la que se toma una muestra del tejido muscular del corazón y se examina al microscopio.

Tratamiento médico

El tratamiento de la MCD tiene como objetivo corregir la causa de la enfermedad siempre que sea posible. Otro objetivo principal es reducir el tamaño del corazón y disminuir las neurohormonas presentes en la  circulación sanguínea que aumentan el tamaño del corazón y finalmente producen el empeoramiento de los síntomas. Con frecuencia los pacientes deben tomar varias medicinas para el tratamiento de su insuficiencia cardiaca. También se suelen recomendar algunos cambios en el estilo de vida.

Medicación
. Para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, la mayoría de pacientes toma una combinación de fármacos, generalmente un betabloqueante (familia de medicamentos cuyo nombre genérico termina en –lol, por ejemplo propranolol, atenolol, carvedilol), un inhibidor de la enzima conversora de la angiotensina o IECA (familia de medicamentos cuyo nombre genérico termina en –pril, por ejemplo captopril, enalapril, lisinopril) y/o un diurético (generalmente furosemida). Si existe una arritmia, puede ser necesario el empleo de un medicamento específico para su control. En ocasiones puede ser necesaria la adición de otros medicamentos.

Tratamiento quirúrgico


Los pacientes con enfermedad severa pueden necesitar uno de los siguientes tratamientos quirúrgicos:

Resincronización cardiaca mediante marcapasos biventricular. En algunos individuos la estimulación de ambos ventrículos mejora la capacidad del corazón para contraerse con más fuerza, mejorando de esta forma los síntomas y aumentando el plazo de tiempo durante el que se puede realizar ejercicio. Los candidatos a este marcapasos especial deben reunir determinadas características en el electrocardiograma y en el ecocardiograma y todavía tienen síntomas de insuficiencia cardiaca a pesar de estar recibiendo un tratamiento médico óptimo. Este marcapasos también ayuda al tratamiento de ciertas arritmias cardiacas como los bloqueos cardiacos y las bradicardias, es decir, con una frecuencia cardiaca baja.

Desfibrilador cardioversor implantable
. Estos dispositivos suelen ser precisos para los pacientes con riesgo de arritmias que amenazan la vida o de muerte súbita. El desfibrilador monitoriza constantemente el ritmo cardiaco. Cuando detecta un ritmo cardiaco anormal, muy rápido, libera energía al músculo cardiaco para que el músculo cardiaco vuelva a latir con normalidad.

Cirugía
. Pueden realizarse intervenciones convencionales para el tratamiento de la cardiopatía coronaria o de las enfermedades valvulares. Algunos pacientes pueden ser sometidos a una reparación quirúrgica del ventrículo izquierdo o a otro tipo de dispositivos.

Trasplante cardiaco


Cambios del estilo de vida

- Dieta. Si la insuficiencia cardiaca es el principal problema, suele restringirse la ingesta de sodio y el consumo de sal a 2-3 gramos al día. Esta dieta suele continuarse hasta la desaparición de los síntomas.

- Ejercicio
. La práctica de ejercicio depende del estado de cada paciente. A la mayoría de pacientes con MCD se les recomienda el ejercicio aeróbico no competitivo. No se recomienda el levantamiento de peso.

Imprimir el artículo