Enfermedades

Resultados prometedores para el tratamiento de la hepatitis C de una nueva combinación de fármacos

La combinación de Daclatasvir y Asunaprevir con el tratamiento estándar eliminaría el virus de la hepatitis C en pacientes que hasta ahora no respondían al tratamiento estándar.

Según un estudio publicado en el número de enero de 2012 de la New England Journal of Medicine, la combinación de dos fármacos todavía en desarrollo parece hacer eliminado completamente el virus de la hepatitis C en pacientes que no respondían al tratamiento estándar. Los resultados de dicho estudio ya habían sido anunciados parcialmente en la reunión anual de la Asociación Americana para el Estudio de Enfermedades Hepáticas en noviembre de 2010, y en el Congreso de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado, en abril de 2011.

El virus de la hepatitis C se transmite por vía parental y es la forma más común del virus de la hepatitis. Afecta a 180 millones de personas en todo el mundo y es la principal causa de insuficiencia hepática crónica. También es un factor de riesgo para sufrir cáncer de hígado. El tratamiento estándar empleado hasta ahora se basaría en la administración de dos fármacos del tipo PEG-interferón: Interferon alfa y Ribavirin. No obstante, estos fármacos no son tolerados por todo el mundo y tienen diversos efectos secundarios, entre los que se incluyen síntomas similares a la gripe, cansancio, fiebre y depresión. Dichos efectos secundarios hacen que muchos pacientes opten por no seguir el tratamiento estándar o por no completarlo.

El estudio, llevado a cabo por diversos centros de investigación estadounidenses, comparó la respuesta de dos grupos de pacientes: uno de ellos recibió la nueva combinación de fármacos además del tratamiento estándar, mientras que el grupo de control recibió únicamente el tratamiento estándar. Ambos grupos fueron monitorizados durante un período de 24 semanas. Los pacientes que recibieron la combinación de los dos tratamientos no tenían niveles detectables de virus de hepatitis al finalizar el tratamiento. Tampoco los tenían doce semanas después de haber finalizado el tratamiento. Todos los pacientes estaban infectados de hepatitis genotipo 1 y no habían respondido al tratamiento previo con Interferon y Ribavirin.

Los responsables del estudio subrayan el carácter de “avance fundamental” del nuevo tratamiento, pues podría llegar a sustituir al Interferon como tratamiento estándar de la hepatitis en un plazo muy breve. Así, concluyen los investigadores, aunque los dos nuevos fármacos están todavía pendientes de obtener la aprobación de la FDA (Federal Drug Agency) estadounidense, no resulta imposible pensar que en fecha tan temprana como 2015 se disponga ya de una tratamiento oral basado en el nuevo cóctel de fármacos.
Imprimir el artículo