Enfermedades

Cómo actuar frente a las enfermedades asociadas al sida

El objetivo es que la persona seropositiva se mantenga sana el mayor tiempo posible

Las personas infectadas por el VIH pueden contraer diferentes enfermedades conocidas como infecciones oportunistas. Las enfermedades como consecuencia de las estas infecciones pueden llegar a ser muy graves por lo que deben ser tratadas por los profesionales médicos lo más pronto posible.

La siguiente tabla muestra las principales infecciones oportunistas y su localización.

Localización

Infección Oportunista

Cerebro


Toxoplasmosis
Meningitis por criptococo

Ojos


Citomegalovirus (CMV)
Boca y garganta


Candidiasis
Pulmones


Pulmonía
Tuberculosis
Histoplasmosis
Piel


Erupciones
Intestinos


Citomegalovirus (CMV)
Criptosporidiosis
Micobacterias
Genitales


Herpes genital
Virus del papiloma humano
Candidiasis vaginal


Pasos a seguir para prevenir y tratar las infecciones oportunistas del virus del sida:

Hacerse controles médicos con regularidad para que en el  caso de que existan complicaciones con su enfermedad de sida, estas puedan ser tratadas con la mayor prontitud.

Cuidar el sistema inmunológico (sistema de defensa del organismo). El cuerpo tiene que mantenerse en condiciones para poder luchar contra las enfermedades asociadas al VIH. Para conseguirlo debe seguir una dieta sana y equilibrada, practicar ejercicio, dormir las horas suficientes y evitar el consumo de drogas, incluyendo el tabaco y el alcohol. Además, tomarse la medicación prescrita por el médico y de la forma indicada, aunque se encuentre bien.

Las mujeres VIH positivas deben hacerse exámenes pélvicos regularmente, además de la prueba de Papanicolau para detectar un posible cáncer de cuello uterino. Acudir al médico en cuanto se detecta o percibe un síntoma de una posible infección, para verificar o descartar la misma mediante una prueba de laboratorio.

Estos síntomas incluyen:

·        diarrea
·        tos persistente
·        úlceras o llagas
·        dolor de cabeza intenso
·        fiebre
·        pérdida de peso
·        visión nublada
·        secreción, irritación o picor vaginal persistente
·        sangrado menstrual irregular o dolor abdominal persistente

Tomarse los fármacos prescritos por el médico para tratar las infecciones oportunistas del VIH, como la neumonía por Pneumocystis carinii.

El dejar de tomar un medicamento antes de tiempo, puede suponer una recaída y que la enfermedad sea entonces más difícil de curar.

Imprimir el artículo