Enfermedades

La temible Legionella, ¿cómo prevenirla?

Se denomina legionelosis al conjunto de síndromes y entidades clínicas causadas por cualquiera de las bacterias del género Legionella. La enfermedad del legionario es la forma más común de legionelosis

¿Qué es la enfermedad del legionario?

La enfermedad del legionario consiste en una infección del pulmón (neumonía) causada por la bacteria Legionella pneumophila.

La bacteria Legionella pneumophila fue descubierta como resultado de la investigación que se llevó a cabo a consecuencia de un brote epidémico de neumonía que apareció entre los asistentes a la convención anual de la Legión Americana (enfermedad del legionario), celebrada en un hotel Filadelfia en julio de 1976.

¿Dónde se halla esta bacteria?

La Legionella se encuentra de forma natural en ríos, lagos y riachuelos.

La principal fuente de contagio son los sistemas de distribución de agua de los grandes edificios como hoteles y hospitales.

El aire acondicionado no es una fuente de contagio de Legionella. Se sospechó como tal en el brote epidémico que afectó a los asistentes a la convención anual de la Legión Americana en 1976, pero datos actuales sugieren que el agua del hotel fue la verdadera causa de contagio.

La principal fuente de contagio son los
sistemas de distribución de agua de los
grandes edificios como hoteles y hospitales

Hasta ahora se ha creído que las torres de refrigeración constituían la principal fuente de Legionella, pero nuevos datos sugieren que este modo de transmisión se le ha atribuido más papel del que en realidad tiene.

Otras fuentes de contagio incluyen los humidificadores, las fuentes termales y las máquinas de vaporización.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Fumar cigarrillos: es el factor de riesgo más común Padecer enfermedad pulmonar crónica Padecer enfermedades que debilitan el sistema inmune como cáncer, insuficiencia renal que requiere diálisis, diabetes o sida Sufrir un trasplante de órgano: los fármacos utilizados para proteger el nuevo órgano (corticoides) comprometen también el sistema de defensa del paciente contra las infecciones Recibir un tratamiento a base de corticoides

¿Cómo se contrae la Legionella?

No hay evidencia de que se transmita de persona a persona.

La teoría más popular es que la persona inhala las gotas de agua en forma de aerosol que contienen la bacteria.

La aspiración es el principal mecanismo
de transmisión

No obstante, existen nuevas evidencias que sugieren que la forma más común de que la Legionella entre en los pulmones y cause neumonía es la aspiración. El fenómeno de aspiración consiste en el paso de secreciones de la boca al esófago y estómago, y de forma errónea, al pulmón. Los mecanismos de protección para prevenir la aspiración son defectuosos en pacientes fumadores o con enfermedad pulmonar.

¿Cuáles son sus síntomas?

El periodo de incubación (periodo de tiempo desde la exposición a la bacteria hasta la aparición de los síntomas) de la enfermedad del legionario va de los 2 a los 10 días.

Sus síntomas son:

cansancio y debilidad fiebre superior a 39,5 ºC tos con producción de esputo diarrea, náuseas, vómitos, dolor de estómago dolor de cabeza, muscular y en el pecho falta de aliento.

¿Cuál es su pronóstico?

Si el paciente es tratado con los antibióticos adecuados al inicio de la neumonía, el resultado es excelente, especialmente si el paciente no padece una enfermedad subyacente que comprometa su sistema inmune.

La recuperación completa no se produce hasta al cabo de un año El retraso del tratamiento en personas con un sistema inmune debilitado, puede dar lugar a una hospitalización prolongada, a complicaciones e incluso a la muerte.

La recuperación completa no se produce hasta al cabo de un año. Si el paciente es fumador, debe abandonar su hábito tabáquico.

¿Cuáles son las medidas de prevención a adoptar?

Las medidas consisten en la mejora del diseño y mantenimiento de las torres de refrigeración y de los sistemas de tuberías para limitar el crecimiento y diseminación de la Legionella.

Imprimir el artículo