Enfermedades

Nueva vacuna frente a la meningitis neumocócica

La medida más eficaz para evitar las infecciones por neumococo es la vacunación

La medida más eficaz para evitar las infecciones por neumococo es la vacunación.

¿Por qué vacunarse?

La meningitis es una enfermedad grave con una mortalidad cercana al 40%. Una de las bacterias que puede causar meningitis es el neumococo que se transmite de una persona a otra a través de las secreciones respiratorias. Casi la mitad de los niños que sobreviven a una meningitis neumocócica pueden quedar con secuelas neurológicas graves como sordera, parálisis o retraso mental.

El neumococo también provoca otras enfermedades menos graves pero muy habituales como la otitis y la neumonía.

¿Qué niños tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad?

El neumococo puede afectar a cualquier niño sano entre los 2 meses y los 5 años de edad. Esta bacteria se encuentra normalmente en la garganta y se transmite a través de besos, estornudos, etc., por lo que los niños que van a la guardería tienen mayor riesgo de contagio.

Los niños que suelen padecer otitis de repetición también tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad.

¿Cómo y cuando se debe vacunar a un niño?

La vacuna se administra por vía intramuscular. El inicio de la vacunación debe tener lugar a partir de los 2 meses de edad del niño y completarla en el primer año, cubriendo así el periodo de mayor riesgo de infección.

La pauta de administración varía según la edad del niño:

Edad de la 1ª dosis

Nº total de dosis

Información sobre las dosis

 

Primovacunación

2-6 meses

4

3 dosis con un intervalo de al menos un mes entre las dosis. Se recomienda una 4ª dosis al segundo año de vida

 

7-11 meses

3

2 dosis con un intervalo de al menos un mes entre las dosis. Se recomienda una 3º dosis al segundo año de vida.

 

12-23 meses

2

2 dosis con un intervalo de al menos dos meses entre las dosis.

Imprimir el artículo