Enfermedades

Enfermedad renal quística adquirida

Suele asociarse a diálisis e insuficiencia renal terminal

La enfermedad renal quística adquirida o poliquistosis renal adquirida se desarrolla en riñones con lesión a largo plazo y cicatrices antiguas, de manera que a menudo se asocia con diálisis e insuficiencia renal terminal

La enfermedad renal quística adquirida es una variante de la poliquistosis renal que se desarrolla en riñones con lesión a largo plazo y cicatrices antiguas, de manera que a menudo se asocia con diálisis e insuficiencia renal terminal. Alrededor del 90% de las personas en diálisis durante 5 años, desarrollan poliquistosis renal adquirida. Las personas con esta enfermedad pueden tener una enfermedad renal subyacente, como glomerulonefritis o enfermedad renal por diabetes.

Los quistes de la poliquistosis renal adquirida pueden sangrar y sobre ellos se pueden desarrollar tumores renales y cáncer de riñón. En estos pacientes el cáncer de riñón, aun siendo raro, es dos veces más frecuente que en la población general.

Diagnóstico

Los pacientes con poliquistosis renal adquirida normalmente consultan porque observan sangre en su orina, o hematuria. Los quistes sangran en el interior del sistema urinario, lo cual altera el color de la orina. El diagnóstico se confirma mediante ecografía, tomografía computerizada (TC) o resonancia magnética (RM) de los riñones.

Tratamiento

La mayoría de pacientes con poliquistosis renal adquirida ya está recibiendo tratamiento por algún problema renal. En raros casos, se emplea la cirugía para detener la hemorragia de los quistes y eliminar los tumores o la sospecha de un tumor.

Imprimir el artículo