Noticias

Un test para identificar COVID-19 asintomático

El test, basado en un análisis de sangre, podría detectar la presencia del virus 24 horas después del contagio, antes de que el enfermo presente síntomas y días antes de que esté en condiciones de infectar a otras personas. Los test actuales detectan el virus unos cuatro o cinco días después de la infección.

Este test ha surgido de un proyecto de la agencia de investigación avanzada de defensa (DARPA, Defense Advanced Research Projects Agency) estadounidense cuyo fin de diagnosticar con rapidez contaminación por gérmenes o contaminantes de guerra bacteriológica o química. El test fue modificado y adaptado al SARS-CoV-2 cuando dio inicio la pandemia y se espera que la administración sanitaria estadounidense (FDA) apruebe de emergencia su uso en breves días.

Esta prueba diagnóstica se basaría en la reacción del sistema inmunitario al virus, mientras que los otros test buscan el virus en sí mismo. Dado que la respuesta inmune a la infección se desarrolla de inmediato tras la infección, este test daría resultados con mucha mayor rapidez. La investigación del desarrollo del test será de dominio público y colaborarán hospitales e instituciones civiles como el Monte Sinaí, la Universidad de Duke o la de Princeton. Se publicará online para que científicos de todo el mundo puedan ensayar métodos similares.

De ser aprobado, el test podría comenzar a distribuirse en los EE.UU durante la segunda mitad de mayo. Su potencial podría ser muy grande en un momento en que los gobiernos de muchos países están relajando las medidas de confinamiento y existe una preocupación generalizada por la posibilidad de un rebrote de la enfermedad. El test desarrollado por DARPA ha demostrado capacidad de detectar infección por gripe o adenovirus en un plazo de 24 horas, por lo que los responsables del equipo de investigación creen que también podría hacer lo mismo con el SARS-CoV-2. Esto permitiría aislar los casos no infecciosos y cerrar cadenas de transmisión, además de reducir de forma espectacular períodos de cuarentena para aquellos que habrían estado en contacto con portadores del virus, además de mejorar los protocolos de protección de los profesionales de la salud y otros trabajos de alto riesgo como trabajadores de ambientes cerrados como asilos de ancianos, prisiones o barcos.

El test tiene la ventaja adicional de utilizar los mismos dispositivos PCR (reacción en cadena de polimerasas) que se emplean en los test disponibles en la actualidad, con lo que la infraestructura ya está disponible. La desventaja sería que la toma de muestras de sangre requiere una infraestructura y una logística mucho más compleja que la disponible en la actualidad, basada en muestras de saliva.
Imprimir el artículo