Prensa

Reducir el riesgo de rechazo a largo plazo es el gran reto pendiente en los trasplantes de hígado y riñón

A pesar de los avances de los últimos años y de la disminución de la tasa de rechazos, el trasplante de hígado y riñón todavía tiene importantes retos a superar. Estos retos han sido el foco de atención de la III edición del Clinical Transplantation Day, un encuentro de referencia organizado gracias a una beca no condicionada del Grupo Chiesi y al que han asistido más de 200 expertos internacionales en el área de trasplante de órganos.

A pesar de los avances de los últimos años y de la disminución de la tasa de rechazos, el trasplante de hígado y riñón todavía tiene importantes retos a superar. Estos retos han sido el foco de atención de la III edición del Clinical Transplantation Day, un encuentro de referencia organizado gracias a una beca no condicionada del Grupo Chiesi y al que han asistido más de 200 expertos internacionales en el área de trasplante de órganos.

“Aunque el eterno sueño es la tolerancia, es decir que no fuese necesaria la inmunosupresión para evitar el rechazo de los órganos trasplantados, el objetivo actual debe ser conseguir que en el largo plazo los pacientes requieran dosis inferiores o más simples para seguir manteniendo el injerto sin riesgo al rechazo”, explica el Dr. Josep M. Grinyó, miembro del comité científico del Clinical Transplantation Day y consultor senior del servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona) además de catedrático de la Universidad de Barcelona.

Sin embargo, el Dr. Grinyó asegura que “la mejora cada vez se hace más difícil a pesar de los retos y necesidades no totalmente satisfechas que todavía persisten”. “Hay muchos medicamentos actualmente en investigación para mejorar la inmunosupresión pero es difícil superar los resultados actualmente alcanzados”, añade el experto.

Una simplificación o reducción individualizada del tratamiento inmunosupresor según biomarcadors sensibles y específicos en diferentes momentos del trasplante podría redundar en una menor comorbilidad derivada del tratamiento inmunosupresor crónico manteniendo una correcta preservación de la función renal del injerto y además, facilitandouna mejor adherencia al tratamiento inmunosupresor”, según el Dr. Oriol Bestard, jefe de la Unidad de Trasplante renal del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona) y uno de los ponentes en el Clinical Transplantation Day. “La inmunosupresión que reciben los pacientes trasplantados renales consta de una combinación de varios fármacos que deben ser tomados a diario y para siempre y que actualmente se indican de la misma forma a todos los pacientes trasplantados, sin realmente individualizar la necesidad de cada pacientes a recibir mayor o menor cantidad y combinaciones de tratamientos”, explica el Dr. Bestard.

Los avances vienen de la mano de mayores conocimientos. “Cada vez conocemos mejor la respuesta inmunológica del organismo que se produce en todos los pacientes tras un trasplante y por tanto este conocimiento, debe ahora trasladarse en marcadores no invasivos que nos permita individualizar las estrategias terapéuticas para cada paciente que va a recibir un trasplante”, indica el Dr. Bestard. Los avances registrados en los últimos años han favorecido que en la actualidad los rechazos “sean inferiores al 15% y de estos revierte el 85% al aplicar el tratamiento antirechazo”, concreta el Dr. Grinyó. Al final, “son un 4-5% los injertos que se pierden anualmente pasado el primer o el segundo año tras el trasplante”.

Los efectos del tratamiento inmunosupresor han sido otro de los grandes retos pendientes en inmunosupresión tratados en el Clinical Transplantation Day. Los principales efectos adversos son mayor caída de las defensas, mayor riesgo de contraer enfermedades infecciosas, mayor riesgo cardiovascular y mayor riesgo de padecer cáncer.

Compromiso de Chiesi por el Área de Trasplantes

El área de trasplantes es clave para el Grupo Chiesi. De ahí que más allá de los tratamientos farmacológicos, la compañía apuesta por lo que denomina “Total Care”, ofrecer soluciones innovadoras que mejoren tanto la calidad de vida de los pacientes como los recursos de los profesionales sanitarios.

Como resultado de este compromiso, Chiesi está desarrollando junto a la pionera startup Molecular Warehouse, un dispositivo que permita monitorizar remotamente los niveles de inmunosupresión de los pacientes trasplantandos sin necesidad de acudir periódicamente a su centro sanitario. Esta innovación, que mejoraría la calidad de vida de los pacientes y reduciría el consumo de recursos del sistema sanitario, es posible gracias a un acuerdo de colaboración entre el Grupo Chiesi y la startup de diagnósticos a través de dispositivos móviles Molecular Warehouse.

En esta misma línea, Chiesi España firmó un acuerdo de colaboración con la compañía DyCare con la finalidad de ayudar a la investigación de los temblores producidos por fármacos relacionados con trasplantes. El acuerdo estudia distintos protocolos y procedimientos para la medición de los temblores de forma efectiva y fiable con el fin de ofrecer una alternativa tecnológica, para los profesionales que deseen cuantificar objetivamente el nivel de temblores de sus pacientes.

Sobre Chiesi España

Chiesi España forma parte de Chiesi Farmaceutici, una multinacional farmacéutica con sede en Parma (Italia) creada hace más de 80 años. En los últimos años, su política de impulso de I+D y las nuevas adquisiciones han hecho posible que en 2016 alcanzara unas ventas de unos 1.571€ millones de euros. Cuenta con tres plantas de producción en Italia, Francia y Brasil y cinco centros de investigación en Italia, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Dinamarca y Suecia, y emplea a más 4800 personas a nivel global. Tiene una fuerte presencia en Europa, América y Asia. Chiesi España cuenta actualmente con más de 250 empleados y una facturación de más de 89M€. Para más información visita www.chiesi.es