Noticias

Investigan un nuevo fármaco no antibiótico contra la septicemia

La septicemia o sepsis es una afección potencialmente mortal que tiene lugar cuando una infección bacteriana provoca una respuesta del sistema inmunitario que afecta los tejidos y órganos principales del organismo.

En todo el mundo hay unos 30 millones de casos anuales de septicemia, de los cuales unos seis son mortales. Las bacterias más comunes de la septicemia son la staphylococcus aureus y la Escherichia coli.

La septicemia tiene lugar cuando una infección accede al torrente sanguíneo y nuestro propio sistema inmunitario provoca un fallo multiorgánico al intentar combatir la infección. Si la septicemia no es tratada a tiempo por medio de antibióticos y fluidos, el pronóstico empeora, y puede llegar a ser mortal. Además, a veces los antibióticos no son eficaces, a causa del problema de la resistencia a los antimicrobianos y al tiempo necesario para identificar el tipo de bacteria causante de la infección. Por tanto, es necesario un fármaco no antibiótico que preventa la extensión de la infección al torrente sanguíneo.

Investigadores del Royal College of Surgeons in Ireland (RCSI) de Dublín, Irlanda, han experimentado un compuesto denominado cilengitide en un ensayo pre-clínico. En este ensayo, el nuevo compuesto fue utilizado con éxito para impedir a las bacterias S. Aureus y E. coli unirse a las células endotelianas, tanto in vitro como in vivo. Las células del endotelio constituyen la primera barrera entre la sangre y el espacio extravascular (es decir, el situado fuera de los vasos sanguíneos). Este mecanismo, según los autores del estudio, «previene la formación de trombos, la activación de la coagulación, inflamación, y pérdida de integridad de la barrera,» los cuales son los principales procesos que provocan el fallo orgánico y la muerte por septicemia. El fármaco impide a las bacterias acceder al torrente sanguíneo desde el punto de la infección por medio de la estabilización de los vasos sanguíneos.